Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
“AL FINAL, LO QUE IMPORTA NO SON LOS AÑOS DE VIDA, SINO LA VIDA DE LOS AÑOS.” - (Abraham Lincoln) - Noviembre 2017

jueves, 19 de febrero de 2015

Desvío provisional del orden cósmico

     Desperté un viernes con la noticia de que, al día siguiente, Nacho (Artacho, para más señas) daría su último concierto; un concierto de despedida junto a aquellos Incas, con los que empezó, hace ya, un montón de años; que sería un homenaje hacia ellos y su propio corte de coleta en los escenarios. Sin creerlo mucho fui a verlo, como otras tantas veces a la Tetería El Harén, pero comprobé, como él mismo dijo, que “era la sensación de asistir a su funeral en vida”. El concierto no fue el mejor de Nacho, ni el mejor de Incas, porque allí se respiraba una tristeza… una melancolía impropias del lugar y de la música que debía sonar en su patio, abarrotado, por cierto.

     Y así fue… Nacho se fue. Acabó su concierto y con él un montón de canciones y de historias, vividas alrededor de ellas, se enredaron en los cables de la guitarra y se vaciaron en su funda por no sé cuánto tiempo. La única persona que me convenció para cantar en un bar… 17 años después de la última vez, decidía que ya estaba cansado de pasar noches de sábado, parapetado en seis cuerdas… y que su biografía necesitaba un cambio. Y bien que lo entiendo… y bien que lo siento. Por él, pero sobre todo, por mí.

     Muchas veces digo que aquel Nacho que se acercó tímidamente a mi a principios de los 90 para pedirme ayuda en su proyecto musical, al que llevé a la radio (se le salían los ojos de ilusión en semejante lugar); al que vi crecer musicalmente y al que, incluso, tuve la osadía de aconsejar en sus principios… me lanzó un cabo para salvarme a finales de 2010 cuando, sabe Dios por qué, me invitó a volver a ser el de antes. Y lo logró. Volví a serlo, con más fuerza incluso, pero, para entonces, el fan ya era yo. Ahora yo era el que se veía pequeño, mucho más tímido que él, en el minúsculo escenario de La Botica que, de pánico, me parecía más minúsculo aún; al lado de un grande… perdón; de un GRANDE. Y un GRANDE que, entre otras maravillas, ya le dio vida eterna a “SARA”

     No deseo otros 17 años sin escucharle, espero que sea una enajenación musical transitoria al que se le encuentre tratamiento pronto por el bien de todos los que, alguna vez, nos hemos sentido en alguna calle de Lisboa, persiguiendo fantasmas; con dolor de costillas; con la piel por delante, de color cobre, entre polvo y sombra; sintiendo el peso de un pajarico, a cada pasito de Tamara; imaginándonos a María, en una mano, si me apuras en media; intentando recordar el olor de alguna trenza… sin saber qué viento preferir…


     Ahora, que me veo con canas, me siento con valor de pedirte que no te vayas muy lejos. Nos has dado mucho… y aún te queda mucho olor a sal que repartir en las orillas de los escenarios.
 

    Salud para tod@s… salud y suerte para ti, Maestro!!!

jueves, 12 de febrero de 2015

Pero sin prisas...

"Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar..."

     Hoy cumple años (66) el Grandísimo Joaquín Sabina. Llamarlo Maestro, a mi parecer, es poco; aunque sé y comprendo que a mucha gente le pueda parecer excesivo.
     Pero como el blog es mío, opinaré por mí y diré que Sabina es uno de esos poetas que me han hecho ladrones de canciones. Me apoderé de decenas de ellas; siempre había une estrofa, una frase, una expresión que me obligó a pensar "eso podría haberlo dicho yo, aunque, claro... a mi no me saldrían esas palabras..."
 
     Tan odiado como admirado, estos últimos años se ha dedicado a vivir del cuento, cosa que veo más que lícita, tratándose de alguien que de historias, de cuentos y demás sabe más que mucha gente. Hay mucho golfo que vive del cuento y de nosotros y no se le putea tanto, pero en fin... lo de siempre. 
    
     Dudo mucho que conozcamos algún dominador de las palabras como él, alguien que haya puesto banda sonora a nuestros días malos y ganas de cometer muchos errores, en los días buenos.
    
     Me da igual lo que piensen de él, la verdad, porque a la persona no la conozco; me quedo con su obra: única, extensa y grandiosa.
 
     Que usted los cumpla bien, y a ser posible cumpla muchos más. Y nosotros que lo veamos.
 
     Salud para tod@s
 
P.D.: Despedirse sin una de sus MEJORES letras sería dejar coja esta entrada. DONDE HABITA EL OLVIDO:
 
Cuando se despertó,
no recordaba nada
de la noche anterior,
“demasiadas cervezas”,
dijo, al ver mi cabeza,
al lado de la suya, en la almohada…
y la besé otra vez,
pero ya no era ayer,
sino mañana.
Y un insolente sol,
como un ladrón, entró
por la ventana.
El día que llegó
tenía ojeras malvas
y barro en el tacón,
desnudos, pero extraños,
nos vio, roto el engaño
de la noche, la cruda luz del alba.
Era la hora de huir
y se fue, sin decir:
“llámame un día”.
Desde el balcón, la vi
perderse, en el trajín
de la Gran Vía.
Y la vida siguió,
como siguen las cosas que no
tienen mucho sentido,
una vez me contó,
un amigo común, que la vio
donde habita el olvido.
La pupila archivó
un semáforo rojo,
una mochila, un Peugeot
y aquellos ojos
miopes
y la sangre al galope
por mis venas
y una nube de arena
dentro del corazón
y esta racha de amor
sin apetito.
Los besos que perdí,
por no saber decir:
“te necesito”.
Y la vida siguió,
como siguen las cosas que no
tienen mucho sentido,
una vez me contó,
un amigo común, que la vio
donde habita el olvido.

lunes, 9 de febrero de 2015

QUÉDATE, la palabra más bonita del mundo

 
     Siempre lo he pensado, y me repito más de lo que debo; pero es así. Os invito a hacer una lista y poner, junto a cada palabra su significado. Podéis poner la cosa que más impactante os parezca pero, si alguien os dice "Quédate", el resto sirve solo para ser tachado.
 
     Salud para tod@s