Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
"NO SE PUEDE CAMBIAR EL CURSO DE LA HISTORIA A BASE DE CAMBIAR LOS RETRATOS COLGADOS EN LA PARED." (Sri Pandit Jawaharlal Nehru) - Junio 2017

lunes, 28 de septiembre de 2015

Amén




"Pero eso sí,
confieso que me agota
tener que soportar

a tanto idiota."



     Hoy hago mías (más quisiera que lo fueran) las palabras de Don Joaquín. Es de esos días en que crees que tus peores sueños se hacen realidad y que en el mundo no hay más tontos porque no caben... afortunadamente.

     Vendrán tiempos mejores. Yo, a lo mío, "Sabineando" que es gerundio.
     Salud para tod@s.

P.D.: No he caído en la cuenta de que habrá quien piense que, entre el cupo de tontos, ando yo también por "sabinear". Ante lo cual callo, otorgo y lo que haga falta... Por supuesto, ellos siempre tienen la razón en todo, no va a ser menos esta ocasión. 

jueves, 3 de septiembre de 2015

"Y si me quieres dibujar, prefiero..."

     Durante mucho tiempo hice mía la frase de Fito "Y si me quieres dibujar, prefiero el gris". Eran otros días, totalmente diferentes a los que vivo actualmente. Es curioso, como la mente juega malas pasadas y te hace ver las cosas de una forma tan oscura..., pero, afortunadamente, todo eso pasó.
 
     Hoy charlaba en la Tetería El Harén, lugar guapo (donde los haya) en el centro de Málaga, con una persona muy interesante, Dani Díaz (@danisucooo), maestro de ilusiones y de la escuela pública, sobre lo humano y lo divino... más sobre lo humano, lo divino lo dejamos para otra ocasión mejor... de estas cosas: de los momentos de pánico, de sudores fríos y de días nublados. De como uno sale reforzado cuando dejas de tener control sobre tus propios hilos, esos que, de repente y sin saber y santo de qué, se enredan y se enredan y crees que jamás volverás a controlar. Pero lo logras. Consigues deshacer tantos nudos que, quizá por tus propios miedos, dejaste que se hicieran cada vez más tensos. Se logra, y tu perspectiva del momento varía considerablemente. Tanto que lo que antes era vacío y oscuridad, hoy se vuelve una explanada de oportunidades, que parecen no acabar.
 
     De todo se sale, por eso, sigo cantando las canciones de Fito, pero "Si me quieres dibujar, prefiero..." el azul.
 
     SIEMPRE EL AZUL.
 
     Salud para tod@s

martes, 1 de septiembre de 2015

2709 kilómetros

     Soy maniático hasta el exceso. De repente, casi sin planteárnoslo, hemos cargado he coche y nos hemos ido a pasar una semana a la otra punta de España, al Pirineo Aragonés; y he contado los kilómetros, las horas, he repasado los tickets de las gasolineras, las facturas de los restaurantes, he coleccionado folletos y mapas como si fueran necesarios para sobrevivir... pues sí, así soy yo. Maniático.
 
     Pero también soy muy observador. Tengo la virtud, o el defecto, de ver y oír todo lo que hay a mi alrededor y si bien tengo que deciros que, paisajísticamente y gastronómicamente, vuelvo repleto de buenas sensaciones; "educativamente" vengo hecho un toro. Me explico.
 
     Uno se harta de las etiquetas, más cuando cree que son injustas e innecesarias, pero cuando sale (viajar sirve para algo más que para usar indiscriminadamente el palo-selfie, que también...) compara muchas cosas y yo no he sido menos. Dicho vulgarmente, "he flipado" con el comportamiento de gente que critica con facilidad a los andaluces. ¿Los ruidosos no somos nosotros?, ¿Los maleducados no somos nosotros?, ¿Los liantes no somos nosotros?... Pues no sé yo qué decir. Generalizar es tan fácil como erróneo, pero tanto para dar palos como para recibirlos, y de eso último, los del sur sabemos un montón.
 
     Emocionado y agradecido, como diría "la Morgan", regreso más ancho que alto. Si quieren seguir poniendo etiquetas, que sigan... visto lo visto, eso no demuestra más que la incapacidad mental para el raciocinio que tienen algunos. Me vuelvo con un ciento de paisajes increíbles; con cosas que jamás había hecho; con la tranquilidad de llevar a Ana al otro lado del coche dirigiéndome para que no estuviese aún dando vueltas por los puentes de Biescas, con la tarjeta de memoria de Sara echando humo (érase una niña pegada a su cámara de fotos) y con María haciéndose mayor a cada pueblo que cruzábamos; con la sensación de que tengo que pegarle un buen repaso a la Historia de España, y una buena excusa a la balanza, pero sobre todo, con un orgullo muy tonto pero muy grande a la vez, de ser andaluz... que nada tiene que ver con lo que pintan por ahí, más bien, todo lo contrario.
 
     Con esto no pretendo criticar al resto, solo retirar un poquito de la mierda que, injustamente, nos vuelcan a diario.
 
     Viajar, cuando se puede, es un ejercicio muy sano. Ojalá se pudiera con más frecuencia.
 
     Salud para tod@s