Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
"LA PALABRA PROGRESO NO TIENE NINGÚN SENTIDO MIENTRAS HAYA NIÑOS INFELICES" (Einstein) - Abril 2017

lunes, 23 de noviembre de 2015

Y no me eches de menos


Y no me eches de menos,
que el recuerdo es un veneno;
yo vivo en la soledad
con tanta gente que me da miedo.


Siempre nos quedará un alto el fuego,
una bandeja de plata y un mar de cristal...
y un par de besos ante el espejo,
y un rostro nuevo, como zapatos viejos.


Carlos Chaouen - Flores Secas

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Mi vida, no hay derecho a salir con miedo a la calle

     Lo bueno de las canciones es que, aunque estén hechas con una intención, siempre puedes aplicar la letra a tu propia conveniencia; por eso, últimamente tarareo esta de Ismael Serrano "Mi vida, no hay derecho a salir con miedo a la calle. La ciudad se desangra y parece que no había nadie...", que no tiene nada que ver con lo que estamos viviendo estos días... pero sí, algo comparte.
 
     Quizá sea inconsciencia, ganas de vivir o que tengo dos niñas con la sonrisa permanente, revoloteando a mi alrededor; pero sé que no quiero salir con miedo a la calle. No les voy a dar ese gusto, y creo que deberíamos actuar todos así.
 
     Más allá de los temas políticos (por cierto, es suficiente darse un paseíto por twitter para darnos cuenta de que, en España, para todo, somos azules o rojos, para todo, incluso para tragedias como la vivida el pasado fin de semana... y eso sí que aburre), más allá de las ideas de cada uno, más allá de los chismes y las informaciones malintencionadas, estamos cada uno de nosotros, entiéndase: Nuestras familias, nuestros recuerdos, nuestra música, nuestras aspiraciones, nuestras fotografías, nuestras cicatrices..., en definitiva, nuestras vidas... ¿las vamos a abandonar en el camino por el miedo?
 
     Sé que este asunto tiene difícil solución y, aunque, como ya digo, por Twitter lees a auténticos sabios que conocen el secreto para acabar con toda esta histeria, dudo mucho que sea tan sencillo. Mi pequeño granito de arena es seguir viviendo, día a día, haciendo lo que siempre he hecho y aprovechando cada soplo de aire. Porque este asunto no es nuevo, la diferencia es que ahora nos golpea de cerca. Pero cosas como las pasadas en París, las sufren a diario en Líbano, en Afganistán, en Siria, en Angola... la diferencia es que, ahora, nos salpica.
 
     Tenemos la suerte de haber nacido en este hemisferio, no tenemos que andar kilómetros para llenar un cántaro con agua sucia o para que nuestros hijos vayan a la escuela. Tenemos unas comodidades  que, creo, sería un error egoísta no disfrutar y hacer que, quien no las tiene, pueda disfrutarlas también. Y más egoísta aún sería pensar que, si nosotros estamos bien, el mundo entero estará bien. Esto no es Disneylandia, aunque pretendan hacérnoslo creer. Este azote está en todo el planeta, y quizá habría que preguntarse por qué y cómo frenarlo.
    
     Dejemos a los que saben, seguro que están más preparados que los demás, y mientras tanto, como decía aquella otra canción "hay que vivir, amigo mío. Antes que nada, hay que vivir".
 
     Salud para tod@s    

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Los días están contados

Los días están contados,
no hay más que temer,
tan sólo seremos libres
cuando no haya más que perder.
Vetusta Morla - Saharabbey road
 

     Corren malos tiempos para perderlos en tonterías, luchas y pensamientos recurrentes que no llevan a ninguna parte. Apura los segundos, mañana buscarás en algún cajón lo que reservaste y sólo encontrarás las cenizas de lo que no has vivido.
     No es el momento de calcular fríamente; es el momento de vivir ardientemente.
 
     Salud para tod@s 

lunes, 9 de noviembre de 2015

Cosmogonías... +3!!!

     Decir, a estas alturas, que casi todo en el mundo es mentira, no es descubrir nada nuevo. Si esto lo aplicamos al mundo del arte, en general, y de la música, en particular, es igualmente cierto, válido y nada novedoso.
 
     Toda esta entradilla viene a cuento de que hoy, el "Cosmogonías" de mi amigo Curro Ayllón cumple tres añitos. Como trabajo discográfico es bastante aceptable, tirando a "muy aseado", como diría Nacho Artacho; pero, como obra de arte, me parece de las más altas: Canciones que llegaron a un estudio de grabación de Sevilla hechas a guitarra básica, a modo ON, en el más modo On de cantautor y que, semanas después, salió convertido en un discazo.
 
     Y, ¿por qué digo lo de la mentira?, pues porque como Curro hay mucha gente, muchísima, y él, manque me pese, posiblemente no sea el mejor de todos los que farandulean semana sí, semana no por algún escenario del país. Ni siquiera ahora, que pone voz (y algo más) a GLACIAR... otro pedazo de banda, podría afirmar que toca el techo de la sabrosura musical. Pero... que ese disco lleve tres años grabado y no haya pegado un "pelotazo", como decían los antiguos locutores de radiofórmula, es incomprensible.
 
     No seré yo quien venda la moto de Curro, ni la de su banda, sólo aprovecho que tengo este espacio en el mundo para dar mi opinión; y mi opinión es que "Cosmogonías" merecía mejor suerte. Aunque, claro, la suerte no es siempre de quien se la trabaja.
 
     Mientras, el mundo sigue girando y nosotros seguimos escuchando y consumiendo cosas que no son tan buenas... ni la mitad.
 
     Salud para tod@s!!
 
PD: He puesto el enlace a las páginas de esta gentuza que nombro, por si os pica la curiosidad.

lunes, 2 de noviembre de 2015

Mi barba tiene tres pelos

     Antes, eran dos o tres canas por cada lado de la cara. Eran más duras que el resto del pelo de mi barba, escaso siempre, por otra parte; y tenía que recortarlos después de haber pasado la máquina que dejaba parejo, más o menos, su perfil.
 
     Pero la cosa va a más... voy para viejuno, y me alegra, la verdad. Con goteras, más o menos considerables, pero contento. Reconozco que no estoy hecho un chaval, la cuarentena es lo que tiene, y que pasé épocas mejores, pero... ¿qué más da? Si a estas alturas de la película y, tal y como anda de revuelto el patio, me voy a poner a pensar en esas cosas, cierro el blog. Vaya, cierro el blog y vendo el cerebro por falta de uso futuro.
 
   Hay que vivir el minuto que se tiene; el de ayer ya ni existe y el de mañana... ése está lejísimos. AHORA es la palabra. Hacer planes está muy bien, tener proyectos es muy sano, pero, dejarlo todo para más adelante, es caer en el error más absurdo.
  
     Sé lo que digo. Llevo un positivismo encima la mar de asqueroso desde hace ya mucho tiempo (quizá más de un año). He estado y he salido del agujero y la perspectiva cambia considerablemente entre el antes y el ahora.
 
     Mi barba tiene más de tres pelos... blancos. Y me alegra, la verdad.
 
     Salud para tod@s