Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
"NO SE PUEDE CAMBIAR EL CURSO DE LA HISTORIA A BASE DE CAMBIAR LOS RETRATOS COLGADOS EN LA PARED." (Sri Pandit Jawaharlal Nehru) - Junio 2017

martes, 20 de octubre de 2015

Dame una corona más...

     Avanzaba hacia mi casa despacio. Caminando, como la mayoría de las veces, con las manos en los bolsillos y los auriculares luchando por escapar, ayudados por los botones de la cazadora vaquera... y pensaba en esa cazadora. No sé cuántos años llevo con ella, ni idea; ni el orden que ocupa en mi lista de cazadoras vaqueras. Nunca fui muy original para el atuendo, preferí lo cómodo a lo que marcaban en las tiendas como "moda".
     Se me ha ocurrido adherir imágenes a esas cazadoras mías, recuerdos que no existirían los unos sin la otra... y me ha llegado aquella humedad de las calles cuando la lluvia se daba una tregua y dejaba respirar el aire mojado. El caminar, pateando hojas caídas..., la neblina del puesto de castañas, de cuando el otoño era otoño,; el homo de los coches, los cristales llenos de mares de gotas, el atasco de cada día...
     Muchas caras, muchas risas, muchos miedos vivieron en esas cazadoras. Muchos sueños, mucha música (momento en el que aprovecho para buscar en Spotify, canciones de Amaral... porque Amaral me suena a cazadora vaquera). Esas cazadoras eran tiempos de cambios, cartas que se jugarían una sola vez en la vida, trenes de paso, mucha vida por vivir, aún.
 
     Voy subiendo por Las Chapas y suena "Mi alma perdida" (Dame una Corona más, que esta noche yo quiere perder la conciencia que me hace temblar cada vez que te veo... venir...).
     Qué canción tan bonita...- es lo único que se me ocurre pensar.
 
     Esta noche huele a otoño. Sin frío, pero con nubes negras, locas por reventar el cielo en pedazos, como un niño ofuscado que no consigue acabar el puzle y lo aprieta a conciencia... para que todo estalle. El color de la ropa se va oscureciendo, como la tarde y los cartones mojados de los que viven mojados, no van a aguantar una cabezada más, y piden el cambio.
 
     Estoy llegando a casa, y Eva sigue adornando, con su voz a medio romper, cada acorde de la guitarra de Juan. No pienso entrar en mi casa sin antes ponerme otra vez esta canción... y luego la cuelgo en el blog. Spotify me regala un bonus track personal y Amaral resuena en mi cabeza, junto a los películas que se abrigaron con mis cazadoras, desde que tenía 13 años...!!!!
 
     Salud para tod@s
 
 
 

jueves, 8 de octubre de 2015

EL MAGO

     El la sorprendía a cada minuto, sus trucos de magia la tenían tan embelesada que apenas guardaba un gramo de aliento para sí misma. En ocasiones era una carta adivinada de entre un millón, otras hacía aparecer flores de jarrones vacíos, incluso, una noche de agosto, agotados tras una sesión de pleno sol de verano, adivinó sus pensamientos... todos.
 
     Ella disfrutaba de la magia de su mago particular. Contaba los segundos hasta la llegada de un nuevo número; hasta que un día, en pleno show, no pudo evitar preguntarle:
 
     - Todo eso que tú haces... en realidad no es magia, ¿verdad?... quiero decir... todo debe ser un truco, imagino.
     - Si te dijera que estás en lo cierto, ¿pensarías que no soy mágico?
     - Si me dices que todo encierra truco pensaría que siempre me has engañado.

sábado, 3 de octubre de 2015

Mi todo



 Seguiré eliminando las palabras malas que
puse en mi todo, aunque mi todo
quede sin palabras.
 
  
 
ANTONIO PORCHIA

jueves, 1 de octubre de 2015

Leemos mal el mundo

"Leemos mal el mundo,
                ... y decimos luego que nos engaña."
(Tagore)
 
 
     Ojalá fuera todo tan fácil como para echar la culpa siempre a los demás. Es la solución rápida, la carta más a mano. Es un recurso intachable que nadie podrá rebatirnos si nuestro tono suena a seguridad y conocimiento del terreno.
     Ojalá fuera todo tan sencillo como saberse libre de cargos. Con la potestad de alzar la piedra en primer lugar. Con la imprudencia de la conciencia virgen. Seguros de que, el malo, siempre es el otro.
     Ojalá las causas estuviesen siempre más allá de nuestras paredes, para acariciar el sueño cada noche sin tardanza, para olvidar las vigilias inoportunas, los fantasmas que duermen en los armarios, en los espejos,... Que fuésemos inmaculados en la disputa y vencedores en la razón.
    
     Si leyésemos mejor el mundo...
 
     Salud para tod@s.