Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
"ES UNA COSA BASTANTE REPUGNANTE EL ÉXITO. SU FALSA SEMEJANZA CON EL MÉRITO ENGAÑA A LOS INCAUTOS." (Victor Hugo) - Agosto 2017

lunes, 28 de septiembre de 2009

NO ME DIGAS NADA, YA TENGO 16 AÑOS…

…Y entonces, ella salió de su casa, tras enfundarse la chupa que compró en las rebajas y aquel viejo gorro de lana violeta que heredó de su hermana mayor, cuando era aún una niña, es decir, cuando aún no tenía edad para abortar sin el permiso de sus padres.”

(Yo mismo)

Hoy ya me he cansado de este trajín novelesco y, sin ánimo de polemizar, que estoy muy mayor para eso, voy a exponer solo un par de ideas.

Espero que, tanto los de un bando como los de otro, aprendan a no jugar a los cromos con los votos, menos aún si esos votos implican decisiones tan drásticas como la que viene hoy a este blog.

NO, Y MIL VECES NO a regalar una pastilla postcoital (con un preservativo de regalo!!!) por el módico precio de 20 €, lo cual no afecta a casi ningún bolsillo y, por la tanto, a ninguna moral.

SÍ, TAMAÑO GIGANTESCO a la Formación en Valores, pero no en los Valores Ideales y ficticios, de antaño, de escuelas antiguas; sino en los que respiramos día a día en cada calle. El polvo rápido está detrás de la esquina, aunque no lo queramos ver, y hay que poner una solución… no un remedio. Enseñemos lo importante de la protección (el amor es otra cosa que con dieciséis años no se termina de comprender) no con el miedo, pero tampoco con el premio (“venga, y te regalo un condón, por lo bien que lo has hecho”)

Que esta pastilla exista es una suerte y un avance que tenemos que aprovechar, que hay que promover y que hay que acercar al afectado, pero ¿de qué manera?. Todavía no tengo el Doctorado en Consejos, por eso no soy Ministro del Gobierno o político de la Oposición, pero soy padre y una persona de sentimientos muy sencillos, casi básicos; que presiente que el tema se nos está escapando de las manos, a los unos y a los otros; a los rojos y a los azules; a los de la rosa y a los de la gaviota; y que lo único que se está sacando en claro es que un puñado de votos va a moverse de un bando a otro y viceversa en cuanto tengamos elecciones…

¿Y los embarazos?… los embarazos para los farmacéuticos, a los que ahora les cae el marrón de tener que dar pastillas (con regalo incluido) a todo ser vivo que porte un billete de 20 o dos de 10, da igual, independientemente del tamaño y utilidad de su cerebro.

Si quieres hacerte un tatuaje debes ser mayor de edad o tener consentimiento por escrito de tus padres o tutores. Si quieres abortar, basta con tener los dieciséis cumplidos. Alguien dijo “…es que un tatuaje es para siempre”. El aborto no???.

Gastemos más medios en que la práctica del aborto, ya casi comprendida, aceptada y superada por la inmensa población del planeta, no sea una práctica de riesgo o una ruleta rusa. Dieciséis, quince o doce, da igual la edad, el error llega cuando menos lo espera nadie; pero hagamos una sociedad de jóvenes maduros y fuertes, capaces de comprender y evaluar por sí mismos, objetivamente, lo que pasa a su alrededor, aparte de tal o cual presión mediática, política o social y convencidos de que ese error puede tener un final menos traumático que el del quirófano situado en la parte de atrás del locutorio de tu barrio. No es cuestión de lanzar octavillas como hace Corporación Dermoestética, es cuestión de no convertir un Derecho lícito, por el que muchos de nuestros padres y en especial, nuestras madres, lucharon en un “Todo a Cien”, un “Viva la Pepa” o un “Aquí vale todo”, no sería justo. Creo que me he explicado.

Los que me conocéis sabéis de mis ideas respecto a la política, quizá alguien se sorprenda tras leer esto (mala señal, síntoma de que me conoce poco), pero si algo tenemos, al menos en mi blog, es libertad de opinión… yo, porque es mío, y tú, porque lo estás leyendo.

Voté lo que voté, pero no voté éste circo. No pasa nada; mi voto perdido lo ocupará alguien que haya conseguido una pastillita con globo y esté eternamente agradecida al Señor.

Al Señor Presidente, claro.

2 comentarios:

  1. este tema me pone de tan mal humor que prefiero no pensarlo! pero qué ridículos somos en España!!

    ResponderEliminar
  2. El de siempre.... quién sino29 de septiembre de 2009, 22:05

    Pues mira, yo sigo sin comprender que alguien que ve una ecografía (aún más si es propia) decida abortar. Todo esto dicho como padre, pero sobre todo como persona (diría persona humana, pero ...). En cualquier caso, no creo que el aborto sea solución en NINGÚN (lo más correcto es decir casi ningún) caso.

    ResponderEliminar

Ahora TÚ me cuentas