Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
"ES UNA COSA BASTANTE REPUGNANTE EL ÉXITO. SU FALSA SEMEJANZA CON EL MÉRITO ENGAÑA A LOS INCAUTOS." (Victor Hugo) - Agosto 2017

sábado, 8 de junio de 2013

Está claro que hay que llamar la atención para comer.

     Él es un chaval negro (decir “de color” me parece una soplapollez) que rondará los treinta años y que vende pañuelos, ambientadores de coche y abanicos en el semáforo de la rotonda, justo al final de la Alameda de Colón, junto a la entrada al Puerto. Desde hace unos días, sobre su ropa lleva un traje de gitana y un sombrero de paja, roído. Está claro que hay que llamar la atención para comer.

     Con ella coincido, casi todos los días, en la esquina del puente de Hacienda, siempre a la misma hora, las tres y diez. Siempre taconea desde las alturas de manera discreta, pero, ahora, con el verano, supone que sus numerosas operaciones estéticas merecen ser admiradas por los viandantes y luce su palmito mientras cruza al otro lado del puente. Está claro que hay que llamar la atención para comer.

     Extraigan, pues, sus propias conclusiones.

     Salud para tod@s.

4 comentarios:

  1. pues lo que más me ha gustado es lo de negro..
    mi marido es negro y le cae mal q le digan de color, de que color?? responde él??
    mientras se busquen su dinero sin perjudicar a nadie....

    ResponderEliminar
  2. Está visto que sí hay que llamar la atención, el cómo, según la imaginación de cada cual. Por aquí tambien hay un joven que vende pañuelos en un semáforo vestido de flamenca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Ahora TÚ me cuentas