Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
“NO TIENE SENTIDO DECIR QUE LOS HOMBRES SON IGUALES ANTE LA LEY CUANDO LA LEY ES LA MANTENEDORA DE SU DESIGUALDAD” - (Ramiro de Maeztu) - Octubre 2017

sábado, 7 de enero de 2017

Fuego pecaminoso

     La suerte de Juan, si es que aquello podía ser llamado suerte, era que el patio interior de la parroquia sólo tenía una ventana y era la de su sacristía, así que nadie ("salvo el Altísimo") podría juzgar su ritual nocturno, luna tras luna, de abrazar con fino papel de fumar unas hojillas de tabaco Pueblo, colocar con manos de pianista el filtro y cerrar el cigarro, no sin cierto sentimiento de culpabilidad, tras barrer el adhesivo con un poco de saliva de su lengua. Dos golpecitos sobre la mesa de madera roída y un chasquido de mechero barato para inhalar el pecado humeante de las 10.30; ese que tanto placer le provocaba tras largos día de entrega a la feligresía pero que, sabe Dios por qué, consideraba algo que no se debía hacer y que, más pronto que tarde, se obligaría a abandonar.
 
     En pocos minutos ese fuego pecaminoso ya está ahogado en el viejo cenicero de Martini, aplastado con saña, como queriendo aplastar a algún demonio.
 
     "Esto se acaba aquí", dice persignándose y vuelve al interior de la vivienda. Una fugaz mirada al cielo estrellado para añadir. "Mañana, si acaso, el ultimo, ¿de acuerdo?"

     Y Juan vuelve a santiguarse. 

4 comentarios:

  1. Lo mismo que los padres toleramos alguna chuche en horas no habituales, seguro que Dios no va a molestarse por un cigarro en la sacristía.
    Lo del pecado está mas en nuestra cabeza que otra cosa. Eso si, que no lo pillen los de Sanidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo a ser juzgados por algo que nosotras actitudes, que nosotros mismos nos autocondenamos. Siempre es el miedo a estar haciéndolo mal

      Eliminar
  2. todos tenemos algún que otro vicio, no creo que sea tan grave el del tabaco... aunque a mi no me guste
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo pretendía hacer una metáfora. Todos vivimos con la sensación de que estamos haciendo algo mal... aunque no sea para tanto.

      Eliminar

Ahora TÚ me cuentas