Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
"ES UNA COSA BASTANTE REPUGNANTE EL ÉXITO. SU FALSA SEMEJANZA CON EL MÉRITO ENGAÑA A LOS INCAUTOS." (Victor Hugo) - Agosto 2017

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Lo patológico es estar siempre feliz

     No me hubiese importando ser mas alto, aunque solo hubiesen sido diez centímetros mas; mirar el mundo desde arriba, de arriba a abajo. No ser un gigante, pero sí mas alto. También más guapo. Un tipo alto y guapo, creo que a cualquiera le gustaría ser así.

     Me encantaría tener una personalidad apabullante, decir NO cuando fuese necesario, y que mis SÍ, fuesen convencidos y nada dubitativos. Eso es, me gustaría haber tenido una personalidad bien formada, característica, mía, al fin y al cabo. Abusé de mis complejos. Abusé demasiado de mis complejos.

     Quisiera sonreír siempre, aunque una vez escuché que “lo patológico es estar siempre feliz”, pero, aunque por dentro estuviese roto, dejar por fuera una muestra de amable sonrisa.

     Ser más coherente, unir mis palabras a mis hechos cada día como la sombra se une al cuerpo, sin necesidad de calcular si lo hecho está bien o no, sabiendo que es así, porque eso es lo coherente.

     Quisiera aceptar bien las críticas, los menosprecios, los insultos, las injusticias hacia mi y los míos. Aceptar a los demás por cómo son, no por lo que creo que van a ser.

     Siempre presumí de mis dos amigos, pero no me hubiese importado tener bastantes mas. Creo que la inseguridad es lo que me hizo limitarme en cuanto a ellos, y creerme que tener muchos era señal mas de cantidad que de calidad. Creo que me equivoqué.

     Me habría encantado ser otras cosas que no he sido, mas juerguista, mas deportista, más honesto, más sencillo, mas humilde, mas serio,…

     Pero si hay algo de lo que he sido abundante ha sido en nobleza. Siempre he sido noble, no he querido dañar a nadie, por mucho daño que mereciesen y, aun sabiendo, que no pasaría nada por dejar a un lado esa cualidad en algunos momentos. Mis padres, mi familia, mi religión, mis compañeros, mi mujer, mis hijas, mis amigos, mis conocidos… por ellos, y solo por ellos, he sido siempre noble.

     Sé que ya no seré mas alto, ni mas guapo, ni mas listo, ni mas seguro; pero mientras respire, seguiré siendo noble. Al menos, lo voy a intentar.

5 comentarios:

  1. Yo te bauticé GUAPO MONTES, y creo que es por algo que quizá tu no veas en ti mismo y los demás si vemos.

    Tu sonrisa es espectacular lo-se-pas...

    Y no lo digo yo, mis amigas del fúrbo también se lo dicen a sus novios y yo soy ´testiga´.
    ¡Que niño tan encantador!

    ResponderEliminar
  2. :) me abruma esta reflexión, me abruma y me enternece

    ResponderEliminar
  3. Anda que no es difícil ser noble... mejor que ser guapo

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. aceptarse es lo importante, tanto tus cosas buenas como las malas...

    ResponderEliminar
  5. joaquin sabina Oiga doctor


    Hotel dulce Hotel

    Oiga, doctor,
    devuélvame mi depresión,
    ¿no ve que los amigos se apartan de mí?
    dicen que no se puede consentir
    esa sonrisa idiota;
    Oiga, doctor,
    que no escribo una nota
    desde que soy feliz.
    Oiga, doctor,
    devuélvame mi rebeldía,
    ahora que a la carta ceno cada día
    y viajo con American Express
    algunas de las cosas,
    oiga, doctor,
    que imaginaba odiosas…
    ¿sabe que están muy bien?
    Oiga, doctor,
    esta vez le falló la acupuntura,
    ¿acaso no le pago las facturas?
    déjeme como estaba, por favor,
    oiga, doctor,
    a ver si tengo cura,
    solo quiero ser yo
    y ahora parezco mi caricatura.
    Oiga, doctor,
    devuélvame mi fracaso,
    ¿no ve que yo cantaba a la marginación?
    devuélvame mi odio y mi pasión,
    doctor, hágame caso,
    quiero volver
    a ser aquel payaso
    con alas en los pies.
    Oiga, doctor,
    devuélvame mi excitación,
    llevo ya cinco meses sin una erección,
    incluso en un gimnasio me inscribí
    pero no me curaron,
    oiga, doctor,
    cada miembro me hincharon
    menos el viril.
    Oiga, doctor,
    esta vez le falló la acupuntura,
    ¿acaso no le pago las facturas?
    déjeme como estaba, por favor.
    Oiga, doctor,
    que ya no se me empina,
    desde que me mandó
    tener cuidado con la nicotina.
    Nada de disimulos,
    la cumbre se me está
    clavando por momentos en el culo.

    Título: Oiga doctor
    Año: 1987
    Letra: Joaquín Sabina
    Música: Joaquín Sabina
    Disco: Hotel dulce Hotel (1987)

    ResponderEliminar

Ahora TÚ me cuentas