Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
“AL FINAL, LO QUE IMPORTA NO SON LOS AÑOS DE VIDA, SINO LA VIDA DE LOS AÑOS.” - (Abraham Lincoln) - Noviembre 2017

miércoles, 29 de julio de 2015

Cuando me siento bien...

Cuando me siento bien la sarten no se pega,
me sale la tortilla redondita, perfecta.
El frío es una escusa pa' abrazarte más,
si la casa esta muy sucia nos vamos a un hostal.

Me siento bien, la música me inspira.
Merengue, bachata y tu voz de dormida.
Con cuatro palabras te hago una poesía,
enciendo la noche y alargo los días.

Soy capaz de leerte la mente,
arreglar los problemas de toda la gente.
Voy cantando las vueltas del mundo,

en solo un segundo le prendo la luz al sol...
                                                     
                                                                   Efecto Pasillo


     Esta canción, que es un poquito chorra, me resuena en cualquier momento y me hace sonreír, que tal y como está el patio, es como el premio gordo. La tarareo en el coche, pongo la radio y suena, hay un reportaje sobre playeo y de fondo está esta canción... Y lo veo fenomenal, porque tenemos dos opciones; vivir un poco ilusionados, ajenos (al menos conscientemente) a los Marhuenda y compañía; o meternos de lleno en las Grecias, Venezuelas, terrorismos, desgracias...
 
     Quizá parezca una actitud insensata o infantil, pero ya os digo yo que no. Hasta hace unos años, no muchos, toda la actualidad me parecía digna de disfrutarse y aprovecharse, hasta que descubres que es la actualidad y sus voces con pedigrí las que se están aprovechando de ti. ¡¡Al Carajo!! Yo sigo en mi batallón, pero ya no me duelen las balas rabiosas de los que sólo saben destruir. Ahora, miro, oigo y callo, que se peleen ellos entre sí, si tanto les gusta. Ya intentaré construir a mi manera, y sin hacer demasiado ruido.
 
     Porque, lo que me gusta de verdad, es intentar ser feliz, aunque esa felicidad sea un poco irreal, pero tengo que hacerlo, por mi familia y por mí. Así que, si pongo música, probablemente sea para sonreír mientras la tarareo; si voy al cine, será para disfrutar como un chiquillo; si leo un libro, si veo una serie... no voy a sufrir. No pienso hacerlo.
 
     Si mañana se me apagara la luz, y tuviera que hacer recuento de cuántos días he sonreído, estaría dispuesto a batir algún record; por lo menos, mejorar mi marca personal.
 
     En mi vida ahora suena más música que nunca (lo cual ya es bastante) y casi siempre, suena bien.
 
     Salud para tod@s
 

8 comentarios:

  1. la música viene bien en cualquier momento de nuestras vidas... unas veces nos entristece, otras nos invade la alegría....
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hay veces, como estos últimos meses, que, no sé por qué, pero la música "viene a mí", no la busco. Es algo muy grande y de lo que estoy disfrutando muchísimo!!

      Eliminar
  2. Me identifico con tus palabras, el ser feliz es por decisión propia, un estado individual que se espace alrededor. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También hay que haber pasado previamente por una etapa más gris para apreciar ahora la felicidad. Un saludito!!

      Eliminar
  3. Toda la razón :) Me pasa exactamente igual con la letra de esta canción...Lo de la tortilla,redondita y perfect a es genial!

    Me ha gustado mucho tu blog

    ResponderEliminar
  4. Toda la razón :) Me pasa exactamente igual con la letra de esta canción...Lo de la tortilla,redondita y perfect a es genial!

    Me ha gustado mucho tu blog

    ResponderEliminar
  5. Toda la razón :) Me pasa exactamente igual con la letra de esta canción...Lo de la tortilla,redondita y perfect a es genial!

    Me ha gustado mucho tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, je... me alegro de que te guste y que coincidamos en que la tortilla nos sale redondita, perfecta... y sin pegarse.
      Yo también he pasado por tu blog y me gusta muchísimo.
      Un saludo!!

      Eliminar

Ahora TÚ me cuentas