Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
"EL HOMBRE QUE PRETENDE VERLO TODO CON CLARIDAD ANTES DE DECIDIR NUNCA DECIDE." (Henri-Frédéric Amiel) - Mayo 2017

miércoles, 15 de julio de 2015

Vintage Café

     Las aspas del ventilador giraban con una velocidad que no habían conocido jamás. Un poco de música tranquila sería su refugio mientras se vestía con su traje de nerviosismo, ese que se escondía entre trapos y perchas en un armario tan estrecho como los pasajes por los que escapaba en noches como esta. Spotify le ofrecía "Vintage Café", una selección de clásicos del rock pero muy relajados y ella lo recibía como una cascada fresca sobre sus hombros.
 
     El miedo a un nuevo rechazo le atenazaba tanto que buscaba su desodorante una y otra vez sobre la cómoda de su dormitorio. Movía los papeles, las fotos viejas, los recibos si leer, las pastillas para dormir... sin ver el roll-on que estaba allí, ante sus ojos, quieto todo el rato.
 
     Tenía tiempo hasta llegar a su cita, tiempo de sobra, más de tres horas, así que descendió el ritmo y encendió otro L&M Light, "el último de la tarde" - decía ella, mientras recopilaba monedillas para comprar un nuevo paquete en la máquina del bar de Santi. El bar al que ya solo iba a por tabaco, las aventuras veinteañeras pasaron a mejor vida. Mañana cumplía los 44 y ya sentía que aquella niña intrépida se había perdido en alguna de las calles estrechas que atravesaba a diario con la cabeza baja.
 
 
     "Pero hoy va a ser mi día; ya está bien de tanto perder"; metió el brazo entre los trapos para sacar un vestido burdeos, cerró sus ojos soñando con volver muy tarde esa noche a su casa; a ser posible, muy borracha; a ser posible, acompañada... este tipo de citas no solían funcionar, pero no había que cerrarse.
 
     ¿Sandalias negras... o tacones negros?... Sandalias!!! El olor a EUPHORIA de Calvin Klein que flotaba en el ambiente ahogaba cualquier miedo. Cerró las ventanas, apagó las luces, un último intento de auto-convicción ante el espejo -Hoy sí!!- y el portazo seguido del giro de la cerradura de manera compulsiva dejó su destartalado piso en un leve silencio, aunque no del todo... olvidó apagar el Spotify...
 
     Y premonitoriamente en ese momento sonaba "Like a Virgin"
 

6 comentarios:

  1. yo también aprendí a camuflar mis nervios entre ropa y tacones, como para darme impulso y que se me notase una mujer muy segura de mi misma.... pero la realidad es muy distinta.....ahhhhhh y siempre tacones!!!

    ResponderEliminar
  2. Y aún sigue siendo la reina del curso 92

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Según se mire... y según las cotas de cada cual, claro.

      Eliminar

Ahora TÚ me cuentas