Me encantaría que visitaras también mi otro Blog; un espacio donde dejo mis fotografías; "EL MUNDO SE EQUIVOCA" (http://sequivoca.blogspot.com)
“AL FINAL, LO QUE IMPORTA NO SON LOS AÑOS DE VIDA, SINO LA VIDA DE LOS AÑOS.” - (Abraham Lincoln) - Noviembre 2017

lunes, 9 de agosto de 2010

Solo media Paroxetina

     Solo media Paroxetina al día, esa es mi nueva dosis; parece que el final de esta “semi-pesadilla” se ve más cerca. Dentro de unos días podré cerrar (espero que para siempre) la caja del medicamento contra la depresión, contra la ansiedad; la solución mágica para las cabezas sin solución alguna, el reconstructor de los sentimientos olvidados; el hipnotizador de las conciencias; la fábrica de elefantes rosas, el hacedor de sonrisas escondidas; …

     Durante mucho tiempo oculté esta medicación, me daba incluso vergüenza que los demás supieran que tomaba esta pastillita diaria. Desde Enero jugueteaba con bostezos, con mareos por las tardes, con aumento de peso sin comer apenas, pero no quería decir el por qué de esos síntomas. También tenía el miedo de tomar algo con tantísimos efectos secundarios unida a la mala prensa que este tipo de medicina tiene entre la población no especializada.

     No quería llamar a atención, la escondía en el bolsillo y la tomaba en despistes de los demás, aunque, poco a poco, ya dejé entrever qué era aquella pastillita; ya dejó de importarme tanto la imagen que los demás pudiesen crearse de mí; prefería que supiesen que estaba mal, pero tratado, a que creyeran que lo mío era una simple llamada de atención. No es fácil convivir con un cerebro que ronronea tantas cosas a destiempo, nada fácil.

     Pero todo está pasando; la Paroxetina, en unas semanas, dejará de tener tanta importancia como creí en un principio; será como la vida misma, con el paso de tiempo, hay cosas que dejan de ser el centro de tu vida, aunque antes no pudieses ni respirar si te faltaban. Todo pasa.

     Ha habido momentos muy malos, en los que pensaba que no saldría. Noches enteras sin dormir y amanecer con la mandíbula totalmente apretada, o empezar a sentir escalofríos de repente o, todo lo contrario, 2765083201_e0958937bfun calor asfixiante en pleno invierno. Pero el colmo fue el día que, sin comerlo ni beberlo, me di cuenta de que estaba conduciendo…llorando como una magdalena. Creo que ese fue el día que dije “de aquí no pasa”. Y ahí comencé a regresar al mundo del que no me tenía que haber ido nunca.

     Menudo papelón os he soltado, cuando yo lo único que quería decir es que me reducían la pastilla, nada más. Bueno, pues nada, gracias por leerme.

9 comentarios:

  1. Me alegro a que te hayas decidido por reducir la dosis. No es fácil, pero la motivación ayuda.

    Una palamdita de ánimo ;)

    ResponderEliminar
  2. pues es muy valiente decir "de aquí no pasa", cuesta mucho eso, por lo menos a mí, que para tomar decisiones soy nefasta...! felicidades por esa reducción! =)

    ResponderEliminar
  3. Gracias DANIEL, le hemos echado valor.

    Un beso ARIANA, pero no es tan valiente, en realidad, es mas que otra cosa, necesidad.

    ResponderEliminar
  4. ufff un beso...y enhorabuena por esa media dosis.
    Ahora a luchar por su desaparición total :)

    ResponderEliminar
  5. :) a mí me pasa eso de querer decir sólo una cosa y contar toda la verdad...

    a un pasito ya, querido, sólo medio paso y ya!

    un beso de grito de victoria!

    ResponderEliminar
  6. NELA, esto está chupao!!, en menos que canta un gallo, te lo digo yo. Gracias.

    AIRE, si es que tenemos la lengua muy larga (y la falda muy corta), empezamos a hablar y a hablar... Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hace 4 años andaba como tú.

    Reduciendo dosis y aumentando bienestares.

    Y de aquí a nada estarás limpio.

    (De bienestares no, eso nunca)

    Un beso! Y gracias por la sinceridad de tu entrada.

    ResponderEliminar
  8. Hola CACTUS, ya me doy cuenta de que tenemos un enlace común, rubia y febril. Me alegro de estar entre tus blogs leidos, aqui tienes tu casa, gracias por entrar.

    ResponderEliminar
  9. La diferencia es que tú eres inteligente y mucho mejor... valiente.

    Mario, siempre dice que los genios vuelan alto y no deben bajar, solo para dejar de pensar un ratito.

    Te abrazo y mucho, yo ronroneo tanto que a veces creo que me robo vida.

    ResponderEliminar

Ahora TÚ me cuentas